Navegando con una reputación limpia en zona digital: Luvvie Ajayi

Por: Elizabeth Quan Kiu V.

http://www.enfoquenoticias.com.mx/noticias/recomendaciones-para-navegar-con-una-reputaci-n-limpia-en-zona-digital

Participar en el juego de las redes sociales no es tan indefenso y casual como pudiera parecer por el simple que parezca el término: social. En las plataformas de Internet pese a su fácil acceso, abierto al mundo entero existen reglas que para muchos son desconocidas o simplemente no son aplicables. Luvvie Ajayi  fue una de las participantes en el Festival de Literatura en Chicago  organizado por el periódico Chicago Tribune, especialista en estrategia digital, quien abordó el tema tomando como punto de partida el artículo de su autoría publicado recientemente en el New York Times , donde replantea la decisión de la Universidad de Harvard de cancelar la admisión a un grupo de estudiantes tras haber publicado en plataformas Internet bromas alrededor de tragedias reales. Una de ellas, mencionaba como “tiempo de piñata” – piñata time  el supuesto ahorcamiento de un joven mexicano en el baño escolar.

La también autora de: “Te estoy juzgando”- I’m judging you, uno de los libros más vendido en la lista del New York Times, compartió entre otras temas algunos puntos a tener presentes para no caer presos en la peligrosa maraña social. Tras recordar haber sido contratada en una empresa en la que prestó sus servicios de telemarketing, tiempo después su supervisor le confesó que ella había sido finalista entre un trío de candidatos. ¿Qué determinó que fuera para Ajayi la posición?  De los tres, ella fue la que de acuerdo a los perfiles de las redes sociales tenía la imagen más respetable. Fue Googled. Había pasado no sólo por los escrutinios tradicionales sino también por chequeo digital.

De figura frágil pero voz resonante, Luvvie Ajayi habló sobre la importancia de educar digitalmente a las nuevas generaciones, a jóvenes de educación secundaria y preparatoria que nacieron y han crecido en la era del Internet a alta velocidad, quienes deben entender que después de publicar en las redes sociales, en la vida real habrá un efecto ante sus decisiones en terreno virtual. Entre bromas y ejemplos anecdóticos la joven de origen nigeriano aconseja no publicar si la acción puede afectar hasta el buen nombre de toda una familia, recordando que los términos de privacidad que se llegan a establecer en las plataformas digitales, en realidad no se llevan a la práctica pues una vez en Internet, se quedan en Internet o… llegan a Harvard.

Y como lo primero va asociado con los temas a tratar,  Livvie quien también obtuvo un grado en Psicología,  destacó tener presente que  si bien la temática sobre relaciones raciales, privilegios en general y desventajas sociales están presentes entre los contenidos de los medios Internet, es importante reconocer el poder presente en cada condición y usarlo a favor. Dejando entrever que las características que podrían presentarse como inconvenientes o debilidades propias en todo ser humano, son en realidad atributos que identifican y fortalecen, como el ser mujer, pertenecer a un grupo o minoría, ser inmigrante y otras más. Argumentando que todo es cuestión de perspectiva. Ejemplificando con su caso, atribuyendo a su país de origen, Nigeria el arraigo de sus valores morales los cuales califica de honestos y fieles. Una última sugerencia  de la también bloguera,  quizá sea la más simple pero también la más practicada el uso del Hashtags (#),  del que aconseja no abusar y recomienda un máximo de cinco. Y por último, antes de publicar recuerden a quien se dirigen y con qué propósito.

 

París Entre la Luz y el Amor

París

Una de las ciudades mas visitadas a nivel mundial es París de acuerdo a un artículo citado en el York Times:

“París es la ciudad más visitada del mundo, y una de las más conservadas, pero también tiene […] tesoros perdidos…” (1)

Mientras que para algunos es reconocida con el sobrenombre de La Ciudad Luz, para otros, París representa la ciudad dedicada al amor. Sin embargo, no hay un consenso entre los admiradores de esta ciudad sobre cual es la frase que mejor describe la personalidad de este renombrado lugar. Por sus antecedentes históricos, sus hechos culturales y por experiencia  personal, París merece ser reconocida como “La Ciudad Luz”.

 Existen tres teorías sobre el por qué ha sido calificada como la Ciudad de la Luz o “La Ville Lumiére”. La primera de ellas, establece que fue la primera ciudad Europea en instalar el sistema de luz eléctrico en el siglo XVII,  realzando sus imponentes construcciones con una luz propia lo que impresionó a visitantes, quienes estuvieron a cargo de dar a conocer sobre la experiencia,  tras haber sido testigos del primer alumbrado público a nivel mundial, mismo que les ofreció un espectáculo nunca antes visto. Tal hecho puede ser comparado en el presente, al panorama que ofrece el río Sena con sus atardeceres y puentes alumbrados que sirven de marco a las aguas que corren a lo largo de la ciudad.

Hay una segunda versión por la que se identifica a París como La Ciudad de la Luz, ésta corresponde al fenómeno cultural que surgió en el Siglo XVIII conocido como la Ilustración. Este fue un destacado movimiento intelectual que dio paso a una renovación cultural, ideológica y  política que esencialmente traía consigo nuevas ideas con cambios progresistas. En esa época, París fue reconocida como la capital mundial del arte, la filosofía y pionera en los cambios en el pensamiento político. Todo ese movimiento dio origen a personajes que más tarde revolucionarían los diversos ámbitos de la educación, incluyendo la economía y las letras, tales como Voltaire, Diderot, Montesquieu y a principios del siglo XIX  en el mundo de las letras, se reconoce el nombre de Victor Hugo. A ese periodo se le llamo: “El siglo de las luces”.

La última de las tres teorías por lo que se cree que París es conocida como la ciudad de las luces, se atribuye al hecho de que a mediados del Siglo XIX en 1830, se instauró en esa ciudad el alumbrado a través del sistema de gas. Lo que para la época de aquel entonces, presenciar el alumbrado de casas, comercios y calles de la cuidad parisina a un mismo tiempo, cautivó a propios y extraños quienes por primera vez habían tenido la oportunidad de contemplar semejante maravilla cuando en otras partes del mundo no contaban con luz.

Cualquiera que sea el argumento que se elija de los tres anteriores para respaldar a París como La Ciudad de las Luces, ninguno estará equivocado, pues realmente esos hechos impactaron la vida parisiense, principalmente la segunda tesis, la que hubo oportunidad de comprobar. Al estar en París no toma mucho tiempo percatarse de sus múltiples actividades culturales, siendo las más accesibles y perceptibles la lectura, el teatro y el arte en general. En París existen numerosas librerías para todo tipo de lector, desde las que venden textos de segundo uso hasta las tiendas con libros de temas especializados; todas ellas llenas de usuarios ávidos de consumir un nuevo relato. Asimismo, abundan pequeños espacios en donde se promueven diversas expresiones culturales a bajo costo. Los anuncios sobre producciones cinematográficas locales abundan siendo escasa la presencia del cine americano. En los famosos cafés y bares franceses además de abundante vino y tabaco, la presencia de la lectura es imprescindible para los asistentes a esos lugares quienes hasta la fecha lo hacen a través de la presencia física de un libro a diferencia de países como Estados Unidos donde gran parte de las lecturas ocurren a través de tecnología . La “luz” en busca del conocimiento es palpable en París.

Por otro lado, no existen razones de peso que sostengan a París para que se le adjudique el título de Ciudad del Amor. Uno de los pocos argumentos que la respaldan para tal definición, es su singular estilo arquitectónico con imponentes construcciones barrocas que sin lugar a dudas demuestran el poderío que resalta de ese estilo el cual se puede comprobar a través del Museo Panteón. Así también  está presente el elegante y complicado estilo gótico en la Catedral de Notre Dame, o los atardeceres a la orilla del Río Sena, los cuales se caracterizan por proyectar una variedad de colores reflejados en el cielo los que se forman ante la caída del sol, al mismo tiempo que el agua corre por debajo de los puentes colgantes. Mientras que por su parte la Torre Eiffel es el marco perfecto, altivamente erguida a la orilla del Río Sena, como monumento de hierro que cuenta con sus 324 metros de altura siendo uno de los principales atractivos turísticos desde donde se transmiten programas de radio y television.

Pese a toda la belleza arquitectónica que caracteriza a la ciudad de París, no hay razones suficientes para reconocerla como la Ciudad del Amor. Resulta injusto para otros países que también cuentan con sus propios lugares y bellezas naturales -e innumerables sitios que a muchos resultarían  románticos-, dejarlos a un lado para otorgarle tan preciado título tan solo a un país. Cuando por ejemplo, Japón cuenta con su propio romanticismo traducido en sus jardines naturales o, mismo México, con su herencia colonial como las sentimentales calles de Guanajuato. Más sin embargo, por su propia historia, invaluable atractivo arquitectónico y propio sello cultural, París tiene bien merecido ser llamada “La Ciudad de la Luz”.

Sin duda alguna, el haber sido la primera ciudad europea en alumbrar sus calles, edificar monumentales construcciones donde el arte y diseño se manifiestan en toda su expresión, a lo alto y ancho del territorio, así como también la aportación de sus filósofos y hombres de letras  a la humanidad, haciendo que resonaran a nivel mundial nombres como los de Voltaire, Victor Hugo y junto con ellos el desarrollo del intelecto. Por todo lo anterior París bien merece ser reconocida como: La Ciudad de la Luz.

 

¿Hispano o Latino en USA?

En conversaciones sostenidas con hispanohablantes, es notoria la confusión y desacuerdo respecto al término hispano. Algunos no están de acuerdo en ser designados con ese nombre por el solo hecho de tener como primer idioma el español. Por ejemplo, el grupo se dividía en dos; por una parte los que se consideraban como parte de la categoría latinos y los llamados hispanos tomando como base el origen de la palabra, la cual llega de Europa, específicamente de España de donde proviene el idioma. La definición de hispanos de acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española  (RAE), designa como tal a la persona que es natural de España, quien tiene como primer idioma el español y vive en Estados Unidos.

Si nos apegamos a la anterior definición, entonces diremos que para ser hispano se debe haber nacido en España, por tanto no están incluidas las personas que nacieron fuera de ese país pero que hablan el idioma español. A lo anterior se suma un antiguo resentimiento de nativos contra España como país conquistador sobre las regiones Norte, Centro y Sudamérica, siglos después de haber tomado posesión de este territorio convirtiéndolo en colonias de España. Pese al tiempo transcurrido, aún mantienen ese histórico acontecimiento con un sentimiento de amargura, luego de haber sido sometidos al dominio de ese país y a la imposición europea que resultó en adoptar el estilo de vida de los colonizadores lo que provocó entre otras cosas, la mezcla de razas. Por consiguiente, también se impuso un nuevo estilo de vida a los nativos de esa zona. Ante lo anterior, ciertos grupos de hispanohablantes nacidos en otras regiones del mundo, rechazan la idea de ser identificados como hispanos.

De la misma manera, otro factor a considerar por aquellos en contra del término hispano, es que consideran al idioma español como un signo de identidad, aunque no hayan nacido en Europa, ya que el español es un idioma de raíces latinas del que surgen otras lenguas pertenecientes a otras regiones de Europa y partes de América, no únicamente a España. El latín es la raíz de las lenguas romances como las que se hablan en Portugal, Francia, Italia y España. Por lo que el origen del idioma español, no es un país, sino la unión de las lenguas romances que tienen su punto de partida en el latín. 

Por otro lado, el término hispano también define a un grupo de personas que hablan el mismo idioma y que viven en Estados Unidos. De esta manera se puede asumir que no todas los individuos que hablan español o nacieron en un país que fue colonia de España, han sido denominadas con el término hispanos. Ha sido en Estados Unidos donde se adopta este término, para designar a las personas que tienen en común el idioma castellano. Estados Unidos tiene suficientes tarea tratando de etiquetar a su cuantiosa población integrada por habitantes de diversas partes del mundo, para tomarse el tiempo en realizar un estudio detallado, sobre los diferentes grupos de hispanohablantes y las regiones de donde proceden designado a todo el conglomerado que en esta región habita, como hispanos.

Por tanto, es en este país donde se genera la mayor parte de la controversia sobre el término hispano. Algunas personas pertenecientes a este grupo, inconformes argumentan que son latinos, muchas veces sin elementos de apoyo razonable que aclare o modifique el concepto de aquellos a quienes tratan de convencer. Por otro lado, existen quienes aseguran que Latinoamérica es un país, o el nombre de una zona en el Norte, Centro o Sur de América, desconociendo el verdadero significado del término. Sin embargo, los que se sienten identificadas con el sello hispano, lo asocian de alguna manera con su idioma nativo. El hecho es que ninguno de estos dos grupos llega a un acuerdo al no tener la información básica sobre el tema que discuten, carecen de un argumento sólido. Asimismo el término hispano, describe también a las personas nacidas en la región europea Iberoamericana, la que incluye la Península Iberoamericana, España y Portugal; este último país no práctica como idioma oficial al español. Si consideramos que en Portugal no tienen como idioma el español, entonces el término hispano designado a quien habla español, no se puede aplicar a Portugal, porque tiene como idioma el portugués. Ejemplo similar ocurre en Brasil, al sur de América, donde el idioma es el portugués y geográficamente se localiza al sur del Continente Americano. Por tanto no entran dentro de la clasificación de hispano si basamos esa definición en acuerdo con el idioma que se habla.

Por ultimo, es necesario recordar que para clasificar a una persona como hispana, esa persona necesita ser natural de España, tener como primer idioma el español y vivir en los Estados Unidos. Si llena esos requisitos, entonces esa persona es de  origen hispano. Hay que recordar que no basta que  alguien hable español como primer idioma para ser llamado hispano. Al entender los factores básicos  involucrados en el término, se evitará llegar al debate el que llega a resultar confuso, incluso para aquellos que llevamos la etiqueta. 

Cubs

cubs

Crecí en la sociedad mexicana donde el deporte -desde el punto de vista de los críticos profesionales-, servía como recurso mediatizador de la población. Especialmente el fútbol, actividad masiva y de gran aceptación por parte de los mexicanos. En la universidad, el fútbol era presentado como el opio del pueblo, la enajenación que servía para distraer a la ciudadanía de los problemas reales de la sociedad. Los que iban desde el alza arbitraria de los los alimentos básicos, hasta los actos corruptos de algún “servidor público”. El fútbol no era un espectáculo glamuroso para la elite.

Aunque nunca fui fanática del fútbol, me gustaba la escena en la que familiares y amigos se reunían alrededor del televisor para celebrar al unísono a un equipo. Diferentes platillos acompañaban el momento de la fiesta deportiva que bajo el alarido de ¡gooooooool!, se reconocía el esfuerzo de equipo y jugador. Sin embargo, lo aprendido en las aulas universitarias y las evidencias o coincidencias de que toda celebración o entretenimiento multitudinario, servía de pantalla para encubrir alguna mala maniobra por parte del gobierno, afectando a la población del país, impedía que hiciera propia la felicidad que provocaban las jugadas, en ocasiones incomprensibles de jugadores desconocidos. Pese a todo…quedaron grabados los momentos en familia.

Chicago y el equipo de béisbol de los Cubs han rescatado esos recuerdos familiares. Dentro de el estilo de vida norteamericano aprendí a ver el clásico deporte del béisbol, más como una tradición familiar que pasaba de generación en generación, que como una maniobra política, que para ser justos no hay que dejar de mencionar su lado comercial el que surge como consecuencia de un efecto, no como la causa.

La fidelidad mostrada por los seguidores de los Cubs no tiene límite. Pese a que ha sido un equipo que se ha mantenido más por razones emotivas que de liderazgo en el deporte, sus fanáticos han respaldado al equipo en las buenas y en las malas -por más de 70 años más malas que buenas.  Aunque este equipo no ha brillado en sus partidos, sus seguidores los siguen sosteniendo anímica y económicamente no por su popularidad o resonancia en el terreno del béisbol, sino porque los Cubs han sido parte de los momentos más memorables y en familia que han tenido los seguidores de este equipo en Chicago. Muchos de los fanáticos que hoy celebran el pase de este equipo a luchar por el campeonato de béisbol en las ligas mundiales, han esperado por este momento desde su niñez, pasando por la adolescencia, etapa adulta ; muchos se fueron con la esperanza y otros tantos, ante este triunfo han declarado poder despedirse tranquilos porque el tan esperado pase, llegó. El denominador común entre toda ésta fanaticada, es que cada una de esas etapas ha estado asociada a momentos familiares o a la relación que ese equipo, estableció entre padre e hijos.

Ahora que los Cubs o Cachorros de Chicago ganaron su pase a las ligas mayores, confieso que sin saber mucho de béisbol, sin haber sido su seguidora y sin haber sentido atracción por sus jugadas, me siento agradablemente tocada por el movimiento, reacciones, recuerdos y emociones que este equipo de béisbol ha originado al ganar su pase, pero sobre todo por ver en el rostro y emotivas palabras de los fanáticos la representación de valores como fidelidad, significado de conceptos como paciencia,  fe y esperanza pero sobretodo la acumulación de todos esos conceptos asociados siempre a una reunión familiar que para muchos se ha celebrado como un ritual por más de 70 años  en los que se acumulo el número de fanáticos al ir creciendo cada familia, pero también la fuerza que adquirieron esos valores tras la lealtad de haber esperado 70 años para ser testigos del triunfo del equipo de béisbol de los Cubs de Chicago.

Foto: YoDeportes.com

Lo que Pasa en Las Vegas… se Queda en el Corazón

IMG_2379What Happens Here, Stays Here”, Lo que pasa aquí, se queda aquí. Reza la popular frase que surgiera como resultado del trabajo en equipo de la Oficina de Turismo de Las Vegas y la agencia de publicidad R&R Partners y que desde el año 2003, llegó para “acomodarse” al presente, pues tiempo atrás sabíamos que : La ropa sucia se lava en casa.

A la ciudad de Las Vegas se le han colgado muchas etiquetas, otra más es la que la identifica como La Ciudad del Pecado, frase de la que han salido mitos, leyendas y verdades. Lo que sí es muy cierto es que en La Ciudad de las Luces, todo existe en exceso. Quien ha tenido la oportunidad de estar allí ha podido comprobar que hay exceso de luces, colores, comidas, juegos, apuestas, extravagancias y muchas otras formas excesivas para divertirse, dependiendo de lo que cada visitante entienda por el término diversión.

Un popular refrán dice: “Crea fama y échate a dormir”, el carácter perverso y pecaminoso que se le ha atribuido a esta ciudad a permitido a muchos cobijarse bajo esa protección para comportarse de manera que no lo harían en su “casa” o lugar de origen, por lo que Vegas resulta para muchos el lugar ideal para vivir días desenfrenados.

Toda esa fama de alguna manera ha impedido que Las Vegas sea apreciada por el arte arquitectónico que existe en cada uno de sus hoteles, a los que se les reconoce más por la atracción que representan sus casinos, en la capital del mundo de las apuestas o también, por su comida en abundancia; dejando en segundo plano o quizá, hasta en último lugar, la majestuosidad y atractivo de cada construcción que espera al visitante con sus fastuosas decoraciones, mostradas en recepciones y pasillos de cada uno de esos hoteles. Galerías y exposiciones de arte como las exhibiciones que muestra el Bellagio, son ejemplos en los que se puede percibir la otra cara que ofrece esta ciudad, en donde el arte culinario está también dignamente representado a través de restaurantes especializados, los que cumplen satisfacer el paladar, substituyendo así el comer en abundancia. IMG_2376

Sí, es cierto que en Las Vegas se puede pecar, se puede caer en excesos, también es posible soltarse el pelo, siguiendo la temática de sus lemas publicitarios; asimismo puede uno dejarse llevar por extravagancias y comportamientos irracionales en aras del escape y la diversión, pero sumado a todo ello, Las Vegas sobresale como la Capital de las Segundas Oportunidades -Capital of Second Chances-, el mejor slogan de la maquinaria publicitaria.

Al igual que su personalidad, Las Vegas es un lugar ambivalente, representa dos valores opuestos; por un lado se pueden vivir los excesos, lujos, derroches, extravagancias o cometer pecados; mientras que por el otro, existe la oportunidad de redimirse; liberarse de ataduras y escaparse de opresiones. Abrir o cerrar la puerta, hay una segunda oportunidad.

Lo que pasa en Vegas nunca se va a quedar ahí, por el contrario, mucho de lo que ahí ocurre, trasciende, moldea o destruye. Pecado o redención, al final hay una huella; en el mejor de los casos, una lección. Por ello mi última visita a Las Vegas… se quedó en mi corazón.

IMG_2384

Me Nace del Corazón

IMG_1353Sé que No Tengo Dinero ni Nada que Dar,

sin embargo, Hasta que te Conocí, escuché que el amor necesita cuidado y gratitud: Pedirlo por Favor.

El Amor Eterno e inolvidable, bajo tu creación tomó un giro específico, convirtiéndose en un himno a la madre…además de ser una oración… como tú mismo lo dijiste

Tu sentido común y simple lógica describieron, El Amor del Alma, el del pueblo, genuino, auténtico, tan simple como decir:  Buenos Días Señor Sol.

Te recuerdo porque la letra y música de tus canciones me hicieron sentir Querida. Te volviste una Costumbre, parte de la vida cotidiana; por doquier escuchaba quedamente tu mensaje que me decía: Inocente Pobre Amiga.
Sin embargo hoy te digo que, Ya lo se que tu te vas… pero: Yo te Recuerdo .

SABORES QUE DUELEN

Arboles con mi sombraReconozco que la cocina nunca tuvo un apartado especial en mi corazón, definitivamente no contaba con mi simpatía y mucho menos con mi participación, ni en mi juventud, ni en los comienzos de mi vida adulta.

Como consecuencia, la preparación ni consumo de alimentos eran de mis momentos predilectos. La sola idea de pasar en la cocina por demasiado tiempo, a veces horas preparando alimentos que después desaparecerían en minutos dejando tras de sí una pesada carga de trabajo, lo encontraba sin sentido. Por tanto, siempre que pude la evadí y ante el llamado de mi madre solicitando ayuda, utilizaba como pretexto el exceso de tarea escolar que me esperaba, argumento que nunca fallaba.

IMG_1458

En cuanto al momento de sentarme a la mesa a descubrir el platillo del día, lo experimentaba más como una obligación que como una experiencia saludable o un regalo a los sentidos; especialmente en México, donde tenía que estar a la expectativa de los ingredientes y sabores que llevaría a la boca.

IMG_1263

En ocasiones, la combinación de  componentes en la preparación de la comida provocaban lo que recuerdo más como un incendio en el interior de mi cuerpo que un momento de deleite.  Todo empezaba con el ardor en mis labios, pasaba por mi boca, hasta llegar al estómago; siguiendo los oídos y alcanzar mi cabeza, provocando sintiera algo similar a una explosión.  La diversidad de condimentos en la comida mexicana me mantenía alerta a la aparición de alimentos explosivos.

Dicha explosión era también visible, se percibía a través de mi cara enrojecida, hirviendo, mis manos cubriéndome los oídos  los cuales sentía a punto de estallar; mientras que el resto de la familia “disfrutaba”, yo quería salir gritando. Al mismo tiempo, mi madre sonreía ante el espectáculo poniéndole fin llamándome ‘exagerada’.

Debía mantener urbanidad en la mesa, así que mientras seguía sentada tomando innumerables vasos de agua y escuchaba a alguien diciendo: “come un poco de sal”, lo único que en esos momentos pasaba por mi mente, era descubrir cual de las numerosas variedades de chile y otros componentes, habían entrado en batalla con mi cuerpo.

Esos fueron los antecedentes de lo que inició como una relación distante con el sustantivo cocina, el verbo cocinar y todo lo que con ambas palabras se relacionaba.

banderausa

Sin embargo, años más tarde viviendo en Estados Unidos, la cocina fue ganando primero mi atención -observando lo que alrededor de ella ocurría en este país – y luego mi respeto. Aunque admito que no tenía mi confianza y menos aún ante la abundancia de ingredientes desconocidos. Contra lo que se pudiera esperar, no fue la nostalgia por la alimentación mexicana lo que me provocó un cambio de actitud hacia el ámbito culinario, sino el comprobar su destacada presencia y auge como industria en los Estados Unidos, asimismo su práctica como profesión y finalmente, el vínculo forjado entre diversas culturas, especialmente en Chicago, ciudad que se caracteriza por su gran diversidad cultural, en donde existen alrededor de 85 vecindarios étnicos. Hoy en día admiro a la Cocina, hemos llegado a respetarnos  lo que nos permite convivir, sin necesariamente ser las mejores amigas; es decir, la atención que le dedico en lo personal es mínima aunque una vez al mes podemos pasar horas enteras conociéndonos, ella me comparte sus secretos y yo le confieso mis debilidades dentro de su territorio.

Todo ocurre dentro de un amplio lugar, la cocina de  Little Brothers Friends of The Elderly , organización para ancianos a quienes dono tiempo mensualmente.

Mi relación con la cocina empezó cuando una coordinadora me pregunto si no me molestaba ser asignada a la cocina, en lugar de desempeñarme como anfitriona y atendiendo las mesas de los ancianos que era lo que habitualmente hacia. Sin entusiasmo acepté.

Inmediatamente me dirigí a la cocina y mientras me ponía el mandil el temor de tener que lavar ollas y platos no me abandonaba. ¿Qué otra cosa iba hacer?, no sabía cocinar y en esa cocina se iba a preparar un menú para más de 40 personas, no un guisado. Intenté recuperar el ánimo recordando que estaba ahí para contribuir a la alegría de la generación de los golden years, no para poner mis condiciones o manifestar mis debilidades.  Así que me até con fuerza el babero y me presenté con la responsable de la preparación de los alimentos. Decidí hacer el mejor papel en algo que desconocía, inspirada en la fama del sabor mexicano en Estados Unidos.

foto little brothrsEse día, definitivamente no lavé platos ni ollas y mucho menos cubiertos; tampoco le pasé los ingredientes a la “chef”. Durante las cinco horas que tomó la preparación y servicio del menú, no me separé de la encargada de la cocina por temor de no saber y/o, no entender el argot culinario en inglés.  Seguí sus instrucciones al pie de la letra, lo que al parecer fue interpretado como confidencia y conocimiento de lo que estaba haciendo.

A partir de esa primera vez se han sumado otras, debido a que acercándose la fecha de mi servicio voluntario, me llaman para obtener mi aprobación de ser asignada en la cocina. El argumento que recibo es que Kate, la más estricta de las encargadas del menú, -de quién bajo su dirección no se permite la entrada a la cocina a nadie que no esté autorizado, los alimentos no se tocan sin guantes y la presentación del platillo es #1-, me solicita en su equipo. El inesperado halago hacia una habilidad apenas descubierta, junto con la curiosidad renacida por aprender divertidamente los secretos de la cocina; han hecho que siga aceptando la propuesta de seguir allí, sin temores y sin pretextos pues es el lugar donde ahora se encuentra mi tarea.

“Juguetes” de la Tecnología

 

lost-cell-phone-by-cogdogblogDurante un breve descanso reviso las noticias del momento, (nótese que no del día) en uno de los tantos juguetes electrónicos que están a mi alcance.

Han transcurrido apenas unos minutos cuando como pocas veces ocurre, escucho claramente el sonido del teléfono móvil notificándome la llegada de un  nuevo mensaje, aprovecho el tiempo de descanso y decido revisarlo inmediatamente pero…¿Mi teléfono? ¿Donde está? ¡Identifique su aviso muy cerca!

technology-addicted

La desesperación empieza a apoderarse de mi al no tenerlo a mi alcance y saber que alguien “me necesita“. Remuevo los papeles que tengo alrededor, busco debajo de ellos, me agacho por debajo del escritorio ¿como si se hubiera caído y no me hubiera dado cuenta? O aún peor, si eso hubiera pasado, ¿no lo hubiera escuchado?

Repentinamente la luz de la pantalla del aparato electrónico en donde leía las últimas novedades se apaga llamando mi atención:

He encontrado mi teléfono.

hacktoiletrollcell

Siguiendo dos vestidos amarillos

16709025-Champ-de-la-tulipe-jaune-en-Hollande-Banque-d'images

 Tras horas de trabajo en la computadora, busqué descanso navegando por la lista de títulos de documentales y películas cortas de la aplicación Internet IndieFlix, en donde me encontré con SweatShop Deadly, un documental de 54 minutos que a primera vista me pareció superficial y fácil de digerir por lo que decidí distraerme de temas de trabajo con algo que parecía trivial.

La imagen del documento elegido mostraba dos jovencitas en llamativos vestido amarillos sosteniendo anuncios con cantidades numéricas, lo que imagine era el precio de algo. La sinopsis del tema hablaba de tres jóvenes blogueros especializados en temas de moda que habían pasado un mes viviendo en Camboya. La etiqueta mostraba que era una producción extranjera realizada en Francia. Todos esos detalles pasaron desapercibidos al momento de elegir,  lo único que ví fueron dos vestidos amarillos, el color de la felicidad. Por unos momentos mi mente dejaría el trabajo serio y responsable para dejarse llevar por la atracción del color amarillo.

Apreté el botón y la cinta corrió (Internet). Inició tal como lo imagine, fácil, frívolo, sin sustancia. Presentaban a tres  jóvenes de un máximo de 18 años de edad, quienes hablaban de las cantidades monetarias que gastaban en ropa -más de $600 euros al mes-, además de admitir que muchas veces no llegaban a ponerse los artículos al darse cuenta más tarde que no eran de su agrado.

Mi mente empezaba a trabajar cuando suponía ser merecedora de un descanso. A punto de cambiar de “canal”, la tercera joven llamada AnniKen, acaparó mi atención, contaba con 17 años, anunciaba ser responsable del blog más leído en Noruega, donde escribía de modas y maquillaje “es lo que me interesa”, agregaba. Mientras sus palabras eran ilustradas con imágenes de su guardarropa y una larga fila de zapatos, presumía tener 10,000 lectores visitando sus páginas y 81,864 seguidores en Instagram. Para cerrar con broche de oro su introducción, afirmaba que gracias a esos logros, ahora recibía grandes cantidades de prendas de vestir sin gastar un centavo de su bolsa.

Puse atención. Pensé que esta era mi oportunidad para descubrir nuevos trucos que encierra la nueva media, para algunos; redes sociales, para otros. Con esta idea decidí quedarme unos minutos más con ellos, sin recordar que la descripción del documental hablaba de que los personajes principales, habían pasado a ser parte integral de la forma de vida de los trabajadores de las maquiladoras en Camboya. Olvido que duro poco tiempo.

Redes Sociales, lujo, moda, comodidad y vida despreocupada desaparecieron tras las presentaciones de los personajes centrales para dar paso a la impactante forma de vida entre los obreros de Camboya, a quienes se mostraba como trabajadores de tiendas de ropa reconocidas en diversos países, entre las que se mencionaba, H&M. Para reflejar las circunstancias existentes, los tres jóvenes europeos debieron despojarse de su glamour y comodidad para convertirse no solo en obreros, sino pasar a integrarse al estilo de vida camboyano durante un mes.

Captura de pantalla 2016-08-12 a la(s) 10.37.48 PM

De esta manera comienza la aventura, la cual incluye el vivir con una familia camboyana que se desempeña en las maquillas, los protagonistas mismos se convierten en obreros a fin de vivir la actividad con el ritmo, condiciones y salario que conlleva; además de sobrevivir con un salario de $3.00 dólares por día, que es lo que gana un obrero en Camboya tras 12 horas de trabajo,  algunos de ellos con décadas de servicio.

Mi ejercicio de relajación mental había terminado. El color amarillo me traiciono y por mi cabeza pasaban numerosas ideas. Resultaba fácil envolverse en el drama de la explotación del cual estaba siendo testigo y que me llevaba a pensar en las condiciones en que viven los obreros de otras tantas partes del mundo; donde el respeto por la mano de obra y el trato digno a las necesidades de cualquier ser humano, no existen.

 Es  reacción natural culpar la “maldad” y “deshumanización” de lo que otros hacen, sin embargo, hoy en día resulta fácil comprobar que en verdad el mundo está conectado e interactúa; cada vez estamos más cerca, los unos de los otros. Nuestro comportamiento la mayoría de las veces responde a un estímulo.

Es decir, estas maquinadoras en Camboya o en cualquier otra parte del mundo, existen al haber producción, esa producción no se distribuiría sino hubiera consumidores; por tanto, toca al último eslabón de la cadena,  los consumidores, decidir la adquisición de un producto. El éxito de una buena compra, gran parte de las veces se basa en una buena información .

 Al igual que investigamos la información de cómo se “prepara” o cuales son los componentes en la elaboración de los alimentos que consumimos y sus resultados en nuestro cuerpo; de esa misma forma debemos informarnos de otros tantos artículos que adquirimos. Si en verdad nos indignan las acciones de otros, debemos ser parte activa del cambio para salir de ese círculo vicioso del que todos, en cierta medida, TODOS somos responsables. Pero como esas acciones requieren conciencia y esfuerzo, es mucho más fácil la crítica pasiva (culpar a otros), pensar frívolamente y escoger el color amarillo para vivir feliz.

coleccion--de-emoticonos-divertidos-en-color-amarillo_23-2147536995