Lo que Pasa en Las Vegas… se Queda en el Corazón

IMG_2379What Happens Here, Stays Here”, Lo que pasa aquí, se queda aquí. Reza la popular frase que surgiera como resultado del trabajo en equipo de la Oficina de Turismo de Las Vegas y la agencia de publicidad R&R Partners y que desde el año 2003, llegó para “acomodarse” al presente, pues tiempo atrás sabíamos que : La ropa sucia se lava en casa.

A la ciudad de Las Vegas se le han colgado muchas etiquetas, otra más es la que la identifica como La Ciudad del Pecado, frase de la que han salido mitos, leyendas y verdades. Lo que sí es muy cierto es que en La Ciudad de las Luces, todo existe en exceso. Quien ha tenido la oportunidad de estar allí ha podido comprobar que hay exceso de luces, colores, comidas, juegos, apuestas, extravagancias y muchas otras formas excesivas para divertirse, dependiendo de lo que cada visitante entienda por el término diversión.

Un popular refrán dice: “Crea fama y échate a dormir”, el carácter perverso y pecaminoso que se le ha atribuido a esta ciudad a permitido a muchos cobijarse bajo esa protección para comportarse de manera que no lo harían en su “casa” o lugar de origen, por lo que Vegas resulta para muchos el lugar ideal para vivir días desenfrenados.

Toda esa fama de alguna manera ha impedido que Las Vegas sea apreciada por el arte arquitectónico que existe en cada uno de sus hoteles, a los que se les reconoce más por la atracción que representan sus casinos, en la capital del mundo de las apuestas o también, por su comida en abundancia; dejando en segundo plano o quizá, hasta en último lugar, la majestuosidad y atractivo de cada construcción que espera al visitante con sus fastuosas decoraciones, mostradas en recepciones y pasillos de cada uno de esos hoteles. Galerías y exposiciones de arte como las exhibiciones que muestra el Bellagio, son ejemplos en los que se puede percibir la otra cara que ofrece esta ciudad, en donde el arte culinario está también dignamente representado a través de restaurantes especializados, los que cumplen satisfacer el paladar, substituyendo así el comer en abundancia. IMG_2376

Sí, es cierto que en Las Vegas se puede pecar, se puede caer en excesos, también es posible soltarse el pelo, siguiendo la temática de sus lemas publicitarios; asimismo puede uno dejarse llevar por extravagancias y comportamientos irracionales en aras del escape y la diversión, pero sumado a todo ello, Las Vegas sobresale como la Capital de las Segundas Oportunidades -Capital of Second Chances-, el mejor slogan de la maquinaria publicitaria.

Al igual que su personalidad, Las Vegas es un lugar ambivalente, representa dos valores opuestos; por un lado se pueden vivir los excesos, lujos, derroches, extravagancias o cometer pecados; mientras que por el otro, existe la oportunidad de redimirse; liberarse de ataduras y escaparse de opresiones. Abrir o cerrar la puerta, hay una segunda oportunidad.

Lo que pasa en Vegas nunca se va a quedar ahí, por el contrario, mucho de lo que ahí ocurre, trasciende, moldea o destruye. Pecado o redención, al final hay una huella; en el mejor de los casos, una lección. Por ello mi última visita a Las Vegas… se quedó en mi corazón.

IMG_2384

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *