Navegando con una reputación limpia en zona digital: Luvvie Ajayi

Por: Elizabeth Quan Kiu V.

http://www.enfoquenoticias.com.mx/noticias/recomendaciones-para-navegar-con-una-reputaci-n-limpia-en-zona-digital

Participar en el juego de las redes sociales no es tan indefenso y casual como pudiera parecer por el simple que parezca el término: social. En las plataformas de Internet pese a su fácil acceso, abierto al mundo entero existen reglas que para muchos son desconocidas o simplemente no son aplicables. Luvvie Ajayi  fue una de las participantes en el Festival de Literatura en Chicago  organizado por el periódico Chicago Tribune, especialista en estrategia digital, quien abordó el tema tomando como punto de partida el artículo de su autoría publicado recientemente en el New York Times , donde replantea la decisión de la Universidad de Harvard de cancelar la admisión a un grupo de estudiantes tras haber publicado en plataformas Internet bromas alrededor de tragedias reales. Una de ellas, mencionaba como “tiempo de piñata” – piñata time  el supuesto ahorcamiento de un joven mexicano en el baño escolar.

La también autora de: “Te estoy juzgando”- I’m judging you, uno de los libros más vendido en la lista del New York Times, compartió entre otras temas algunos puntos a tener presentes para no caer presos en la peligrosa maraña social. Tras recordar haber sido contratada en una empresa en la que prestó sus servicios de telemarketing, tiempo después su supervisor le confesó que ella había sido finalista entre un trío de candidatos. ¿Qué determinó que fuera para Ajayi la posición?  De los tres, ella fue la que de acuerdo a los perfiles de las redes sociales tenía la imagen más respetable. Fue Googled. Había pasado no sólo por los escrutinios tradicionales sino también por chequeo digital.

De figura frágil pero voz resonante, Luvvie Ajayi habló sobre la importancia de educar digitalmente a las nuevas generaciones, a jóvenes de educación secundaria y preparatoria que nacieron y han crecido en la era del Internet a alta velocidad, quienes deben entender que después de publicar en las redes sociales, en la vida real habrá un efecto ante sus decisiones en terreno virtual. Entre bromas y ejemplos anecdóticos la joven de origen nigeriano aconseja no publicar si la acción puede afectar hasta el buen nombre de toda una familia, recordando que los términos de privacidad que se llegan a establecer en las plataformas digitales, en realidad no se llevan a la práctica pues una vez en Internet, se quedan en Internet o… llegan a Harvard.

Y como lo primero va asociado con los temas a tratar,  Livvie quien también obtuvo un grado en Psicología,  destacó tener presente que  si bien la temática sobre relaciones raciales, privilegios en general y desventajas sociales están presentes entre los contenidos de los medios Internet, es importante reconocer el poder presente en cada condición y usarlo a favor. Dejando entrever que las características que podrían presentarse como inconvenientes o debilidades propias en todo ser humano, son en realidad atributos que identifican y fortalecen, como el ser mujer, pertenecer a un grupo o minoría, ser inmigrante y otras más. Argumentando que todo es cuestión de perspectiva. Ejemplificando con su caso, atribuyendo a su país de origen, Nigeria el arraigo de sus valores morales los cuales califica de honestos y fieles. Una última sugerencia  de la también bloguera,  quizá sea la más simple pero también la más practicada el uso del Hashtags (#),  del que aconseja no abusar y recomienda un máximo de cinco. Y por último, antes de publicar recuerden a quien se dirigen y con qué propósito.

 

“Juguetes” de la Tecnología

 

lost-cell-phone-by-cogdogblogDurante un breve descanso reviso las noticias del momento, (nótese que no del día) en uno de los tantos juguetes electrónicos que están a mi alcance.

Han transcurrido apenas unos minutos cuando como pocas veces ocurre, escucho claramente el sonido del teléfono móvil notificándome la llegada de un  nuevo mensaje, aprovecho el tiempo de descanso y decido revisarlo inmediatamente pero…¿Mi teléfono? ¿Donde está? ¡Identifique su aviso muy cerca!

technology-addicted

La desesperación empieza a apoderarse de mi al no tenerlo a mi alcance y saber que alguien “me necesita“. Remuevo los papeles que tengo alrededor, busco debajo de ellos, me agacho por debajo del escritorio ¿como si se hubiera caído y no me hubiera dado cuenta? O aún peor, si eso hubiera pasado, ¿no lo hubiera escuchado?

Repentinamente la luz de la pantalla del aparato electrónico en donde leía las últimas novedades se apaga llamando mi atención:

He encontrado mi teléfono.

hacktoiletrollcell