Yoga: En la lucha del Ser

Yoga no trata de tocarse los pies, trata de lo que aprendes en el camino.-Jigar Gor.

El Yoga ha duplicado el número de sus practicantes a nivel mundial en la última década contándose alrededor de 500 millones, en Estados Unidos la cifra se calcula en alrededor de 37 millones. La tradicional Hatha Yoga se ofrece en diversas variantes que van desde posturas en salones con alta temperaturas, en espacios donde se produce cerveza, yoga con mascotas o simplemente donde la ropa no es necesaria, es decir yoga al desnudo.

Antes considerada para un exclusivo grupo de personas esta disciplina es hoy en día, recomendada por médicos y terapeutas como benéfica en el tratamiento de diferentes afecciones físicas y mentales como el dolor de espalda, el control del ritmo cardíaco, el asma, la ansiedad y la depresión. Gimnasios, centros recreativos, albergues y otros espacios como iglesias y parques ofrecen instrucción a niños, mujeres embarazadas, adultos y hasta perros quienes se han beneficiados con esta actividad proveniente de la India.

Equivocadamente el yoga ha sido considerada una práctica solo apta para personas flexibles, con facilidad para estirarse sin problemas o dueñas de una complexión delgada. Así también ha sido asociada con cuestiones religiosas. Por ello Victoria Marie Jackson, instructora de yoga en el área de Chicago y practicante desde hace más de 30 años, aclaró por qué las personas menos flexibles, son los mejores candidatos para hacerlo:

“Porque intentan doblar su cuerpo con las piernas extendidas, pero esto no sucede, doblan sus piernas y la columna vertebral está encorvada. No pueden alcanzar los dedos de los pies, en este punto el practicante yogui se puede sentir frustrado, desanimado y darse por vencido. La otra opción, es simplemente admitir: así es como mi cuerpo se mueve, así es como mi cuerpo se siente…este es mi cuerpo.. ahora. En ese momento el yogui se sensibiliza, brota de su ser una chispa de entendimiento hacia él mismo. De esta forma la respiración comienza a suavizarse, el cuerpo coopera empieza a ser dócil en lugar de sentirse frustrado. El yogui descubre una señal de satisfacción, puede descansar allí, en el asana (postura) e inicia una relación de confianza. Esta confianza, esta conciencia es yoga, no el realizar una perfecta postura”.

Para Victoria el momento que vive el yoga es maravilloso dado la práctica masiva de la que dijo, el Internet juega un papel relevante.

Quienes tienen un cuerpo voluminoso y les preocupa no poder mantener el ritmo, el adoptar una postura o simplemente se sienten avergonzados de su figura, sugirió adoptar una actitud amable para establecer la conexión y aceptar con gratitud quienes son y el momento dónde se encuentran durante la práctica.

“A un nivel más profundo, todo yogui puede avanzar hasta comprender la esencia que recuerda: no soy este cuerpo, no soy esta mente. No soy este pensamiento, sino un movimiento hacia la eternidad que lo impregna todo.”

By @chelseaafox . . .

A post shared by Yoga ~ Good Vibes & More (@yoga.goodvibes) on

Para quienes aún estén indecisos en adentrarse a la práctica recomendó:

  • Iniciar con las posturas básicas, las más simples “cada individuo debe ser su propio guardián y guía de su cuerpo, escucharlo y sentirlo.
  • No tratar de copiar movimientos, sino conectarse con el yo interno. De esa manera el yogui es su propia protección, conoce hasta dónde puede llegar en cada movimiento”.
  • Yoga es un adiestramiento físico y mental que enseña a entender más de uno mismo. No es un ejercicio aeróbico no debe hacerse esfuerzo hasta sentir dolor. Queda fuera la idea de no pain, no gain.
  • Recordar que los principios de unión entre conciencia, mente-concentración y cuerpo son la base fundamental del yoga.

El yoga no enseña religión ni practica ningún culto, de acuerdo a Victoria Marie Jackson. Aunque admitió que la práctica de ambos por separado, han  mantenido bajo control su impulsivo carácter de herencia italiana. Aclaró que la única relación entre una y otra actividad, es la paz que han traído a su espíritu.

“Mi fe y la paz que me ha dado el yoga han hecho mi mente más fuerte”.

Tras 34 años de experiencia ejecutando asanas o poses, moviéndose y evolucionando al lado del yoga, ¿qué haría diferente en este proceso la espigada yogui?

“Evitar las comparaciones con alguien en el grupo.”

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *